jueves, 8 de mayo de 2008

VUELO CELESTE



Azul sobre azul
hasta verde

Hubiera bastado con un Te amo. Un deslustrado e inconmensurable Te amo. Un Te amo para que ella no se fuera, para que tomara más café y se riese de la malas bromas y, aún más, de las peores anécdotas que yo contaba.

Siempre me habían gustado las muchachas de cabello largo y ojos grandes, locuaces y de gestos infantiles, de paseos largos por las calles céntricas y amantes de los peluches y los cachorros. De esas muchachas a las que sólo bastaba con quererlas: yendo al cine, llamándolas diariamente a su teléfono móvil, recordando aniversarios intemporales y hasta el cumpleaños de sus mascotas.

Para Irene, en cambio, las fechas eran triviales, la sistematización absurda de algo inaprensible: una rueda, la forma circular del tiempo, arrojada sobre los charcos dejados por la inesperada lluvia de septiembre o la escritura de aquellos poemas que ella nunca publicaría.

Sobre nuestro lecho de amantes nefelibatas, soñábamos con una niña celeste de enormes alas, que volaba cayendo; como los pequeños pájaros que nunca aprenden a volar y destrozan sus cráneos contra el pavimento; tal vez a pesar de todo esperábamos a esta imposible niña; para observarla transparente, cerúlea e inevitablemente muerta. En un beso o en los leves quejidos, donde su cadáver alegraría nuestra melancólica lujuria; como si traspasar nuestros cuerpos hubiese sido una despedida continua o una comunión inexplicable de nuestras soledades.

Irene no toleraba el amor, le espantaba el amor; afirmaba que era una pretensión absurda, que era más hermoso el atardecer en la playa o el nacimiento del fuego sobre la arena, como un milagro mitológico parido de la oscuridad, de las canciones gitanas que me susurraba al oído, del vuelo de los pájaros hacia la profundidad clara del mar o los pasos imperceptibles de gigantes encadenados.

Todo era una exageración y a la vez, inexorablemente, distinta al amor. Hasta la forma de su desaparición en una calle céntrica, en aquel parque, del que tanto me hablaba, de la retórica o de la ponzoñosa hermenéutica que relataba sobre el mármol de las estatuas renacentistas con la única certidumbre de la ausencia. Era la abominación de quererla dentro de un laberinto con incontables puertas abiertas, de hallar minotauros en la perfecta figura de los círculos.

Y es que lo olvidaba la niña celeste volaba cayendo, pero también en círculos... infinitamente.

16 comentarios:

Paul Quispe dijo...

El texto es muy bueno. El primer y segundo párrafo están un poco flojos y comunes, pero el resto es una buena muestra de tu prosa poética.

SALUDOS.

Paul Quispe dijo...

La niña inasible, la de siempre, se hacía extrañar.

Vit M.D dijo...

Bueno. Mejoras mucho más en cada texto.

Sigue así, garo y puritano, con la niña de ojos grandes, amantes nefelibatas y llamadas diarias al móvil.

Un abrazo.

Garo dijo...

Este texto fue escrito en dos tiempos. Fue pensado como texto chongueril y termino como un texto de linea amorosa ausente. Por eso notas la diferencia Quispe. Y no creo que sea común los primeros párrafos, sino que se nota el desbalance por el cambio de perspectiva. Le falta unidad, por eso te decía q este era un texto para blog. T.T aunque lo intente salvar.

Anónimo dijo...

Es hora de evolucionar no crees...


Karina.

Maria Vanessa dijo...

Pues debiste salvarlo =)

Aunque mejor porque si no...¿Qué leo luego yo?

Y bueno, yo me identifique con la niña del relato, por un momento senti que era yo.

Un beso Garo!

Eduardo Quea dijo...

Tú único problema, es que te quieres tanto y que el narcisismo se te escapa por las ojos que miras por encima a cualquier persona, conversar con pintores, mirar el horizonte , y andar con titiriteros mi querido amigo no hacen más que confirmar la burbuja medieval en la que te confinas. Tus críticas literarias es lo que menos me importa pues no escribo para que adulones como los que encuentro aquí varios alimenten mi ego, sino le doy a la escritura el uso práctico de transmitir ideas simplemente eso, de allí a que lo consideres digno de crítica escapa a mis manos, ¿no crees?

Garo dijo...

Hay algo que nos diferencia. Yo sé que soy un egolatra y narcisista, lo aplico y me desarrollo en ello, y la burbuja: no hay peor pequeño espacio que defender la ignorancia propia, y debes dejar de ofender a las personas, ya que los que comentan este blog son buenos compañeros y distan de ser los adulones que usted menciona, lee con detenimiento sus acotaciones pareciera que no lo haces. Saber lo que vales y el esfuerzo que denota ello te lleva a la autosuficiencia y trascendencia, ser algo incompleto en ello obviamente es egolatria y narcisismo. Y lo acepto. Pero en cambio usted no puede aceptar que se equivocó rotudamente, que debería pedir mil disculpas y si tiene alguna decencia y valoración a sus ideas, porque las ideas no se determinan por una escala ética hasta que son puestas en la práctica de la realidad, no debería ni defenderlas. Lo peor es que ante la falacia de que yo escribo para adulones en una lamentable analogía usted escribe para y con su ignorancia, usted escribe por la lamentable idea de que su ignorancia es correcta. Que triste. Y cuando le dijeron que el arte es medieval? Qué usted no lo conozca, no le da ni el más mínimo derecho. Insulta a muchos compañeros y amigos estimados.

Asi que acepte su ignorancia, duerma con ella, respetela, como todos, porque en la forma de como engañarla esta la lucidez de cada vida. Y otra cosa hay tres formas generales de ver la realidad: la filosofica, la cientifica y la artistica. Comprendalo por favor, en este principio básico y la determinación de este encontrará la brújula para su existencia. Y dejará de realizar tanto acto peyorativo bajo la bandera de su execrable ignominia.

P.D.: Espero se disculpe con mis estimados amigos que llamo adulones.

Y por favor hágase un favor quite ese post de su blog. Sobre la San Marcos.

Paul Quispe dijo...

Soy un adulòn? Mmmmm, bueno, si Garo lo merece entonces no hay problema. Como dirìa Vit: "sì, lo amo, y què?.

:p

Anónimo dijo...

CARA DE PERRO

Vit M.D dijo...

Adulones. Adulones.

Jaja.

Pero ese tal Eduardo dió en el clavo con tu narcisismo y egolatría.

En fin, no es nadie para criticar a tus lectores, y yo soy uno de ellos.

Paul, me leíste el pensamiento, jeje.

Saludos cargados de amor.

con la pelusa hasta en los pulmones dijo...

sólo para decir:
TARÁNNNNNNNNNNNN

André Cazudgg dijo...

Interesante infiernillo este que encontré eh .
Es indefectible mi estimado que las personas tengan muy variadas percepciones en cuanto a que desarrollan sus pensamientos basándose en su inmanente idiosincracia, si bien es cierto que pueden atinar en sus pareceres o no, eso es algo que sólo los lectores deben resolver, no nosotros, nos exponemos al juicio y a la "valoración en peso "de los demás( eso los más)cabe acotar que nadie a quien haya leído mediante estos blogs es una eminencia (porsupuesto que soy la primera que se excluye) y a mi parecer esto es una tentativa que si transmite o extrae algún tipo de belleza o sentimiento esta justificado.
El texto que he leído me ha resultado querible en extremo, me ha parecido armónico en cuanto a estructura y narración , dulce , nostálgico, todo quello que es indispensable sacar para no asfixiarse .

Una abrazo y que sigan las querellas, ya que sin ellas esto se tornaría una hastiante monorritmia de ADULONES .
(PRESENTE) JA!

Abrazos , miles!

EGO dijo...

Irene no toleraba el amor, le espantaba el amor; afirmaba que era una pretensión absurda, que era más hermoso el atardecer en la playa o el nacimiento del fuego sobre la arena...

A menudo soy como Irene. Cuando noto este punzante dolor en el pecho y me cago en el amor...

Brian Tejeda dijo...

No sé cómo llegaste a mi blog, pero bueno, no tengo ni un problema... es más, es bueno recibir críticas de vez en cuando... no soy como el chico que te calificó de ególatra y ni siquera sé si eres ególatra porque no te conozco, pero si escribes bien, creo...

Bueno, un saludo hasta Trujillo, porque creo de ahí eres, cierto?

Bueno, un saludo a ti y a als personas que leen tu blog, nos leemos, espero...




PD: Te linekaré en mi blog, para leerte... porque estar escribiendo la dirección, y si se me olvida? Bueno, un saludo.

halfing dijo...

tendre en cuenta que a la que te podria presentar es aquello expusable por ti...
y no lo ames mucho, podria enfermarte.
:)