domingo, 29 de julio de 2007

ENSAYO SOBRE LA COMIDA


Una mesa, unos cuantos platos, necesariamente sillas; entre días laborales: arroz, menestras y legumbres; los fines de semana tal vez algo especial : pasta, lasagna o comida criolla. Comer es la rutina de todos los días unos los disfrutan más que otros , pero siempre cumple su cometido: sobrevivir. De beber depende si hay limones, naranjas u otras frutas; se exprimen y se calma la sed, si hay sencillo una gaseosa, si está picado alguien un par de cervezas, si vives en un lugar confortable, tienes auto, dinero y una pareja encantadora la mejor opción vino y si quieres sentar a alguien en su silla borracho no hay como el whisky. Comer y beber son las constantes enérgeticas placenteras y en cierto caso acosadoras, en un entorno que te lo niega. La vida no puede transcurrir sin ellas; todos los días las verás; te sentarása en la mesa de tu comedor; en un restaurante, parado en una carreta ambulante, en un callejón, en tu habitación y los tomarás como una dorga, el estupefaciente de la vida corporal de la que dependerás y no podrás refutar durante toda tu existencia.

Si eres una adolescente y vives preocupada alguna vez comerás de rabia, atragantarás tu cavidad oral de eso que alguna vez considerastes asqueroso. Tragarás para no llorar inmediatamente, pero las lagrimas no tardan son puntuales, unos cuantos minutos después en la soledad sobrecogida; tal vez en un rincón grites de cólera e impotencia. Te lamentes de todo, recuerdes a quienes no estan, repudies a los que aún viven y maldigas a quienes te lastimaron. Pero es así, y la olla, el plato, la cuchara, el tenedor o lo que fuese estarán allí a tu lado inmutables, sucios y vacíos.

Hay ciertos días en los que juegas con el tenedor, el plato y la comida en una danza extravagante, la boca permanecerá cerrada, tus sentidos concentrados en el ululante movimiento, que asqueroso se vuelve en estos instantes las menestras, las papas o el arroz, repudias como una magna abominación se te vuelve increíble cuantas veces has podido deglutir esa bazofía para poder subsistir, incluirás un poco de nostalgía a tus razocinios: Recuerdas viejas canciones para calmarte. Si han pasado varios minutos alguien o generalmente tu madre te dirá: " Come" y tu tragarás porque a pesar de todo el mundo sigue girando.
El suicidio no será admisible porque la muerte, al fin, es la prolongación de la vida de la vida en los recuerdos de quienes te conocieron; recordandote jugando, cantando, llorando, amando e inexorablemente comiendo.

NOTA: Fragmentos de un texto escolar.

9 comentarios:

WALTER TOSCANO dijo...

hola ,GARO:
EL TEXTO ME DA POR MI LADO MENOS SENSIBLE: LA COMIDA.
TRATARE DE HACER ALGUN COMEN-TARIO.
TU ENSAYO EXTRAIDO DE TU CUADERNO ESCOLAR TIENE LA CANDOROSIDAD DE LOS AÑOS MOZOS, PERO MAS AUN EL ESTILO KE AHORA TUYO KE AHORA DESTILAS A RABIAR .
ME GUSTO MAN, SUERTE....

thanatozs dijo...

creo q te falto escribir sobre chanita ese pequeño rinconcito para nuestra alocada gula amigo sigue escribiendo

Anónimo dijo...

hola, he encontrado tu blog,
como?? ni idea, pero me has parecido interesante, soy de Mexico, me podrias dar tu msn para charlar un rato??

shamila dijo...

esta super vkno....... no pierdes el tiempo sigue asi.... a por sierto me das tu msn para agregarte al chat att isabel una colombiana

tatiana dijo...

kkkk

tatiana dijo...

cuales isabel ya hechandole los perros... es k no se pierde una ....

shamila dijo...

no karlita usted sabe que no...... y que mas........ como asi que camilo anda detras suyo... que cosas.....

alejandro quintana dijo...

Me gusto mucho la introducción y ese toque con elfen lied esta padre

alejandro quintana dijo...

Me gusto mucho la introducción y ese toque con elfen lied esta padre